Uso prolongado de eletronicos puede causar fatiga y ojo seco en niños.